En peligro de extinción.


Grace Kelly en una librería.

Cada vez hay menos librerías, y más tiendas de ropa.  Donde antes podías encontrar todos los libros del mundo, ahora puedes admirar los últimos modelos de temporada. Donde antes podías adquirir conocimientos e ideas que te acompañarían toda la vida, ahora puedes hacer con “eso” que se supone que todo el mundo debe tener, pero que dentro de un año o dos dejarás en la parte menos accesible de tu armario.

Y no me malinterpreten, me parece maravilloso, incluso loable, que uno quiera vestir con estilo, estar al corriente de lo que se lleva, marcar su personalidad con un determinado modo de vestir, o, simplemente, comprarse un abrigo porque el anterior guardaba todo menos el calor.

Pero es que a mí los libros me duran muy poco, y los jerséis,  mucho.

Dependiendo de la facilidad de pluma del autor,  del grado de magnetismo de las palabras o del argumento, del tiempo que duren los trayectos en transporte público, lo que se retrase una cita, o de la fuerza del ataque de Morfeo…Pero un libro no suele estar en mis manos, mi bolsillo o mi mesilla de noche más de un mes o mes y medio. O sea, calculen ustedes cuántos libros he usado en mi no muy longeva vida.

Muchos más que pantalones, desde luego.  Por eso siento una punzada de  tristeza cuando muere una librería y una tienda de ropa, o de lo que sea, ocupa su lugar.  Y me provoca una duda inquietante, angustiosa,  que corroe mi espíritu: ¿dónde voy ahora a comprar libros? ¿Dónde voy a recurrir a la hora de buscar uno de los mejores regalos del mundo? ¿Dónde voy a ir a matar el tiempo y alimentar mi ilusión hojeando libros nuevos y antiguos? ¿Dónde, sino en una librería, voy a poder encontrar uno de los olores más maravillosos que existen?

Cada día lo tenemos más difícil, los que soñamos con tener algún día  en casa una biblioteca como la del Profesor Higgins de “My Fair Lady”, la del príncipe de “La Bella y la Bestia”,  o que se parezca mínimamente a la del Escorial o la Universidad de Salamanca. Y más fácil los que quieren un vestidor como el de Sarah Jessica Parker.

Así es el mundo, nadie dijo que fuera fácil. Aunque creo que el día que tenga más zapatos en mi armario que libros en mi estantería,  empezaré a preocuparme de veras.

Anuncios

9 comentarios

diciembre 1, 2013 · 5:57 pm

9 Respuestas a “En peligro de extinción.

  1. La tecnología tiene mucho que ver con esto. Y el estado también. Habrá que ir adaptándose, pero el olor del libro, siempre será único!

    Me gusta

    • La adaptación es buena e inevitable, pero esperemos que no se produzca a costa del libro tradicional. Habrá que buscar la forma de que ambas formas de leer convivan…

      Me gusta

      • Me imagino que será por medio del coleccionismo, en plan ediciones especiales. Como ocurre con la música.

        Me gusta

      • Yo creo que el libro tradicional no dejará de formar parte de nuestra vida cotidiana, que no pasará a ser un mero objeto de colccionismo, es demasiado imprescindible, y la tecnología no puede sustituirlo del todo. Llevamos más de cinco mil años usando un soporte físico para codifical la escritura, eso no va a cambiar así como así…

        Me gusta

      • las tablet son físicas, pero pesan menos. Los niños ahora tienen tablets, en lugar de libros, incluso pintan con ellas, en vez de pringarse los dedos. Una lástima, pero es un poco como el vinilo. Todo evoluciona. Antes se hacían manuscritos, luego la impresión, los artesanos se quejaban del cambio, pero era imparable.

        Me gusta

      • Si de veras crees eso, entonces sí, los libros de papel acabarán como mero objeto curioso, asequible para coleccionistas, y como testigo de un pasado superado por el progreso tecnológico.

        Me gusta

      • Ouh yeah! Sabias palabras.

        Me gusta

  2. Eso nunca te pasará, querida chica atemporal. Pero piensa que las bibliotecas existen por algo… porque los pisos son pequeños y la lista de libros pendientes de leer grande, muy grande. Yo ya casi no tengo libros en casa…sólo los muy especiales. No hay salario que sostenga el ímpetu lector de quien se pasa dos horas en el metro, como yo!

    Y dicho ésto, me ha encantado lo que has escrito, y cómo lo has escrito.
    Menos Zaras y más librerías!! 😉

    Me gusta

    • Sí, soy consciente de la limitación económica y espacial, pero si me toca la lotería, ya sabes lo que haría..y, por supuesto ¡¡viva las bibliotecas!!
      ¡¡Gracias por tus amables palabras, Violetafou!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s