Miguel Ángel sólo hay uno.


Sólo existe un Miguel Ángel. Y un Leonardo. Un único William, solamente hay un Piet, un Antoni, un Georg Friedrich, un Johannes. Vasili, Frank, Auguste, Fiodor…Son nombres que no necesitan apellido. Al menos para algunos.

Es lo que ocurre cuando dejas que un gran artista entre en tu vida, que os hacéis amigos y le tratas de tú, por su nombre de pila. O incluso por el apodo, como ocurre con el Spagnoletto, Corbu, o Tintoretto.

Todo comienza con una obra que te atrapa y se queda grabada en tu memoria. Intentas no hacerle mucho caso, porque siempre hay algo más urgente que hacer, pero tarde o temprano  acabas cediendo. Y a la primera oportunidad acudes a la fuente del saber: antes, la biblioteca;  ahora, Internet.

Dibujos de  Miguel Ángel en la Albertina de Viena.

Dibujos de Miguel Ángel en la Albertina de Viena.

El caso es que una pintura lleva a otra, una canción te sabe a poco, y no puedes dejar el libro a medias. Siempre tienes ganas de más. Y estás entrando, casi sin darte cuenta,  en una relación que no sabes dónde te va a llevar. Empiezas a tontear con el arte y acabas conociendo a los artistas como si fueran tus habituales compañeros de sobremesa. Porque no se puede admirar una obra, admirarla de verdad, sin desear conocer  a la persona que hay detrás.

Es como pasar del museo al taller, y darle la mano al artista diciendo: “Soy fiel seguidor de su trabajo…” Pero no puedes acabar la frase porque todo lo que hay allí captura tu mirada. Posas los ojos en un  objeto y en otro, en los libros, los apuntes y bocetos, plumas y pinceles…hasta que te topas con los ojos del genio, que te observan viendo lo que tú sólo puedes intuir.

Entonces, puedes estar seguro  de que no olvidarás nunca su nombre, y que sólo con oírlo volverán a tu cabeza miles de obras maravillosas. En ellas sabrás descifrar los secretos de su vida, porque lo conoces como se conoce a un amigo; por eso para ti sólo hay uno.

Y en esas vidas hay un poco de todo. El arrogante éxito de Pedro Pablo, la incontenible energía de Ludwig,  la amargura del visionario Francisco, la serena y vital felicidad de Joaquín, la extraordinaria sensibilidad de Stefan, la excentricidad onírica de Gustav, el carácter de Sofonisba.

Hay un universo paralelo detrás de cada uno de esos nombres. Anton, Tomás Luis, Claude, Mateo, Gian Lorenzo, Edvard, Frida, Johan Sebastian, Thomas, Diego… Y muchos más que me dejo en el tintero. Todos ellos ven el mundo de forma única y siempre sorprendente. Cada uno de ellos es irrepetible. Por eso sólo hay uno.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

4 Respuestas a “Miguel Ángel sólo hay uno.

  1. Mira, sé de una a la que le encantaría que hubieras puesto los apellidos porque no tiene ni idea pero valora mucho tus palabras porque le encanta el arte aunque no se ha haya sumergido en él tanto como tú.
    ¡Gracias por esta entrada! Transmites a la perfección ese sentimiento de pertenencia y admiración. Me ha encantado y no he podido evitar sonreír mientras lo iba leyendo porque me he identificado en cierta medida. ¡Nos leemos por aquí! Saludos valencianos.

    Me gusta

    • No importan tanto los nombres y apellidos, como que cada uno vaya creando esa especial relación con el arte y los artistas. No hace falta ser un erudito para disfrutar del arte, sólo tener los ojos abiertos y las ideas sin límites fronterizos…¡¡Y tú vas por muy buen camino!!

      Le gusta a 1 persona

  2. firloyo

    ¡Yo aún diría más! Todo ser humano, por el mero hecho de serlo, es único, irrepetible. Es lo bueno que tiene el mundo cuando se aplica a cazurros insensibles como yo, pero probablemente también es lo bueno cuando se aplica a insignes artistas como los que nombras. Su unicidad es, probablemente, lo que les confiere su mayor valor. Y a los demas … también.

    Me gusta

    • Efectivamente, el nombre nos sirve para llenar el “tú” de contenido. Y en el caso de los artistas, podemos llegar a mantener una relación casi personal con ellos, porque ese “tú” está lleno de significado…

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s