Archivo de la etiqueta: Apolo y Dafne

La mano de Apolo.

La primera vez que vi esta escultura, no recuerdo cuándo, pensé que era maravillosa. Y no por el movimiento congelado de las figuras, la viva expresividad de los rostros, ni por el equilibrio imposible que desafía a la gravedad desde hace siglos.."Apolo y Dafne", Gianlorenzo Bernini, 1622-1625.

Es la mano. Esa mano fabulosa con la que él intenta inútilmente alcanzarla a ella, provocando que la joven se oculte para siempre bajo la forma del laurel. Es la vieja historia de la persecución amorosa, magistralmente narrada sobre mármol por el talento de Bernini.

Y tiene que ser ésta, la mano de Apolo sobre la cadera de Dafne. He tratado de buscar una fotografía que hiciera justicia al gran escultor, pero no he tenido demasiado éxito. Aparecen en la red y en los libros cientos de imágenes de manos esculpidas por Bernini: la de Plutón atrapando a Proserpina, las de Santa Teresa extasiada… Pero no es lo mismo.

En el gesto de Apolo no vemos violencia ninguna, sino más bien delicadeza, tratando de tocar, enamorado, a la ninfa que le ha deslumbrado en un breve instante. Y Dafne se retira suavemente, sin brusquedad, al notar la leve presión de la mano del muchacho.

En esa mano se concentra la esencia del mito, quizá más que en el resto de la "Apolo y Dafne", Bernini. Detalle.obra. El impulso amoroso de él, que le impele a correr tras su amada, buscando poder retenerla. El instintivo miedo de ella, que no quiere ser atrapada, y prefiere cambiar su belleza juvenil por la de la naturaleza, antes que vivir encerrada en un amor que no corresponde.

Si ocurriera una desgracia y la escultura fuera destruida, pero quedara tan sólo ese fragmento de la mano, espejo de la impulsividad del enamoramiento humano, sería testimonio suficiente para considerar a Bernini como lo que es: uno de los más grandes artistas de todos los tiempos.

De ésos que no precisan de grandilocuencias, sino que demuestran el genio en el más ínfimo de los detalles.

**Para más información sobre el mito de Apolo y Dafne, léase las Metamorfosis de Ovidio. Para los que no las tengáis en casa, o en la biblioteca más cercana, con un solo click podréis disfrutar de éste y otros episodios: http://www.imperivm.org/cont/textos/txt/ovidio_la-metamorfosis_libro-i.html

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized