Archivo de la etiqueta: Valentía

Elige bien tu arma.

goya desafio

“Desafíos. En guardia”, Francisco de Goya y Lucientes, 1812-1820 Madrid, Museo Nacional del Prado

 

Goya no es Goya porque pintara muy bien. Que también. Goya es Goya porque sus obras atesoran la vida misma, y la ponen ante nuestros ojos. Por eso mola.

Y es que la vida, en definitiva, no es otra cosa que batirse en duelo y vencer lances. A veces más, a veces menos, pero cada mañana es preciso levantarse y ponerse en guardia, bien atento, listo para defender lo que es tuyo.

Tu palabra, tus principios, tus ambiciones, tus sueños e ideales, todos tus amores, que son incontables. Todo aquello por lo que has decidido que merece la pena el esfuerzo de enfrentarse a la realidad, con las dificultades y sacrificios que ello conlleva. Porque sabes a lo que vas, sabes que el acero corta, pincha, que los golpes duelen incluso después de recibirlos.

Pero no puedes dejar de presentar batalla. Huir es de cobardes. No mirar a los ojos al enemigo es menospreciarlo. No comprometerse por miedo es propio de personas sin honor, de gente en la que no se puede confiar.

Así que coges tu arma y acudes a la cita. Respiras hondo y te pones en guardia. Ni muy alta ni muy baja; conoces tus puntos débiles, tus defectos, y no vas a dejar que tu oponente los aproveche. Comienzas a atacar. Más rápido a veces, con más pausa otras, con pasos más largos o más breves, midiendo distancias. Al principio debes pensar cada uno de tus movimientos, pero luego forman parte de ti, como tu forma de andar o de escribir. Tienes un modo propio de luchar.

Tratas de mantener el equilibrio. Los golpes vienen por un lado y por otro, a veces por donde menos lo esperabas. Pero aprendes a mantenerte en tu sitio,  aunque proteste cada uno de tus músculos y aún perdure el escozor de las heridas que no has podido evitar. Sabes qué quieres y la amenaza de un corte más o menos no te va a hacer abandonar.

Sólo estáis tu, tu oponente, y el sonido de los hierros al entrar en contacto.

Elige bien tu arma, porque ella será la que te acompañará todo el camino, incluso en tiempo de paz. A ella confiarás la defensa de tu vida y de todo lo que te importa en ella, con ella disputarás los asaltos que te depare el destino. Ella responderá a cada uno de los movimientos de tu muñeca, a cada ligera sugerencia de tus dedos. Su metal registrará tus esfuerzos, de cada avance, pero sobre todo de cada retroceso y cada parada.

Las cicatrices que no llegues a tener sobre tu piel las verás sobre la hoja y la cazoleta de tu arma. Cada melladura será un recuerdo de tus luchas, tus humillaciones y dolores y de cada vez que evitaste claudicar.

Cuando deslices con suavidad tu mano por el acero de tu arma, como queriendo repasar tus batallas, sentirás en la yema de tus dedos la huella de cada uno de los problemas a los que tuviste el valor de plantar cara.

Elige bien tu arma. No será sólo una herramienta de defensa y conquista, será un refugio y un punto de llegada y de partida.

Para unos, su sable o su espada será el honor o  la patria, para otros será la familia, el amor de toda una vida, la fe, los sueños, las ganas de hacer del mundo un lugar más humano. La nobleza de tus combates, la caballerosidad de tus victorias y la humildad de tus derrotas las marcará el arma que elijas para luchar en el duro desafío que a veces es la vida.

Y eso Goya lo sabía. Y nos lo dice tan sólo con un poco de tinta sobre un papel.

 

 

 

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Los que van a morir te saludan.

La primera vez que lo vi tuve la sensación de que iba a caer sobre mí. El cuadro había pasado muchos años oculto, y quizá por ello entonces, recién liberado, mostraba toda su impresionante grandiosidad. Y no me refiero únicamente a sus dimensiones, dignas de la pared de un gigante legendario.

Resulta tan envolvente, hay algo tan misteriosamente atrayente en él, que quien se asoma a esta escena no puede dejar de sentirse parte de ella, atrapado por su intensidad.

Y entonces uno empieza a pensar…Todos aquellos hombres, que viven su último instante antes de morir, ¿por qué están ahí? ¿Qué sienten, que pasa por su mente, qué guiaba sus corazones? Todos ellos dejaban algo en este mundo, algo que amaban por encima de todo…Y sin embargo, daban su vida por defender aquello que estimaban digno de tan magno sacrificio.

"Fusilamiento de Torrijos y sus compañeros en las playas de Málaga", Antonio Gisbert, 1888. Museo del Prado, Madrid. 390 cm x 601 cm.  Óleo sobre lienzo.

“Fusilamiento de Torrijos y sus compañeros en las playas de Málaga”, Antonio Gisbert, 1888. Museo Nacional del Prado, Madrid. 390 cm x 601 cm. Óleo sobre lienzo.

En sus ojos vemos valor, determinación, fe, lealtad, arrojo, infinita valentía…Incluso, me atrevería a decir, paz. Paz y esperanza. Lo que no alcanzamos a adivinar es rencor, deseo de venganza, ira. Tan sólo miedo. Aunque, ya se sabe, los valientes no son los que no sienten temor, sino quienes, aún estando asustados hasta lo más recóndito de su ser, miran hacia delante y afrontan su deber.

Aquellos hombres no son distintos de nosotros. Se despiden de este mundo con pesar, porque en él se encuentra todo lo que conocen y quieren. Sin embargo, no parecen tristes, ni derrotados. Amaban la vida, y posiblemente su corazón se desgarraba al decir adiós, pero conocían la verdadera valía del espíritu humano.

Murieron por atreverse a decidir por sí mismos. Por no querer aceptar una falsa verdad, maquillada con promesas de una vida fácil. Murieron por ser libres. Y lo fueron.

Defendieron un ideal hasta el último aliento, hasta entregar lo más valioso que poseían. Y no lo hicieron por alcanzar la gloria, ni siquiera con la confianza de que la Historia les juzgaría como héroes vencedores, de los que se enorgullecerían las generaciones futuras. Lo hicieron porque consideraban que era lo correcto, lo propio de un hombre de honor.

No hace demasiado tiempo que aquellos hombres derramaron su sangre en la playa malagueña. Muchos otros antes que ellos prefirieron morir a claudicar. Y no faltó quien tomara la misma decisión en años posteriores. En nuestro agitado mundo, convulso por tantos enfrentamientos, parece que la lucha por los ideales ha caído en el olvido. No queremos promesas intangibles, queremos todo aquello que se pueda ver y palpar, que agite nuestros sentidos. Pero no nos ocupamos de aquello que llena y engrandece el espíritu, porque el resultado no es inmediato.

Quizá sea bueno acercarnos con otros ojos a historias como ésta, que despierten en nosotros las nobles aspiraciones de nuestro adormecido corazón.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

¿A qué estamos esperando?

"La Libertad guiando al pueblo", Eugène Delacroix. (1830)

¿Quién le mandaría a ese muchacho meterse en semejante lío? ¿Es que no es consciente del riesgo que corre, de que podrían matarle…? Toda una vida por delante, tanto por hacer, por sentir…a punto de desperdiciarse. Y todo por un ideal absurdo, por un sueño que no es más que eso, una fantasía juvenil.

¿Y el caballero del sombrero alto? ¿Va a sacrificar el sustento de su familia, los logros de su vida, va a echarlo todo a perder, cuando parecía que ya tenía todo hecho, y podía sentarse a disfrutar de ello? Lamentablemente, se dejó llevar por la emoción, y creyó que aún tenía algo pendiente…

Posiblemente, casi con toda seguridad, ambos acabarán como sus compañeros, que yacen sin vida sobre la calzada de la ciudad. Lo único que encontraron al final de su lucha fue la muerte, sin llegar a ver nunca el fruto de su sacrificio.

Pero…

Parece que nos estamos olvidando de algo…

Ellos no la pueden ver, aunque está allí, a su lado. En realidad, ella es la causa que les empujó a hacer lo que hicieron. La que les llevó a valorar sus propias vidas por debajo de un bien que consideraban mayor. Y lo hicieron libremente. Porque consideraron que eso es lo que debían hacer. Sólo la Historia pudo juzgar si su decisión fue útil. Pero su conciencia les dijo que era la correcta.

Desde que el hombre es hombre, ha habido gran cantidad de personas que han defendido con su vida el bien, la justicia y la libertad. Unos con nombres y apellidos, otros anónimos, y todos valientes.

Pero la realidad es que aún no ha terminado el tiempo en el que hombre debe construir el mundo, y hacerlo lo mejor posible. Aún hay mucho que cambiar, mucho por hacer. No hay más que mirar alrededor. Afortunadamente, en el mundo de las personas que leen esto ya no es necesario arriesgarse a morir por defender lo que es justo. (O casi…). Un motivo más para salir de eso que ahora se llama “zona de confort” y empezar a pelear por lo que creemos.

Es cierto que no tenemos grandes armas, que  las “grandes decisiones” (ésas que salen en los titulares de los periódicos), no dependen de nosotros…Pero sí tenemos el poder de elegir qué queremos hacer con nuestra vida, hacia dónde queremos ir. Y también es cierto que no siempre podemos creer en la política, pero sí en la justicia. Debemos creer en ella.

Porque es humano, porque no estamos aquí para ir a lo nuestro y mirar hacia otro lado. Porque esto es cosa de todos,  porque ya es hora de arriesgarse por algo que merezca la pena,  y porque los grandes cambios se apoyan en un ideal.

En lugar de la bandera de Francia, pongan ustedes ahí la de cualquier otro país del mundo, el suyo propio, el del vecino, o mejor, la  de su propia casa. Y es que la justicia, como todo lo bueno, empieza en casa.

 

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized