Archivo de la etiqueta: Vanguardias

Volver a casa.

matisse sofa

Muchacha en un sofá amarillo, Henri Matisse, 1940. California,  Rita and Tarf Scheiberg Collection.

 

Matisse decía que el arte debía ser como un sillón cómodo en el que uno se deja caer al final del día. Como un descanso para el cuerpo fatigado después del trabajo, de correr de un lado para otro, de ejercitar la voluntad para cumplir el deber de cada día.

Como un refugio para el alma, un lugar de serenidad para el espíritu, un respiro para el corazón, un tranquilizador reposo para los nervios. Un aparcamiento para los problemas y las preocupaciones, una oportunidad de reír, de soñar, de maravillarse, de sorprenderse.

Un momento para conmoverse ante la grandeza o la pequeñez del hombre, para deleitarse con los pequeños placeres de la vida, para estremecerse ante el dolor del otro, para admirar a los grandes héroes de la historia y a los valientes de todos los días.

Un reencuentro con la belleza, la imaginación, el genio… con todo lo que hay de bueno en la vida.

En definitiva, el arte es como volver a casa.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Un beso sin billete de vuelta.

"El beso". Gustav Klimt, 1907-8

Él la quiere. Eso está claro. La quiere de verdad, y eso se percibe en el modo en que la besa.

Es un beso sencillo, sincero, que nace de la necesidad de demostrar cariño, y no de la exigencia de ser correspondido. Es un beso suave, amable y delicado, que no busca obtener nada a cambio, sino que es feliz tan sólo con poder ser otorgado.

Un beso sin billete de vuelta, con la única misión de expresar un amor que surge de lo más hondo del corazón, de algún lugar recóndito en su interior, arraigado en el dar, no en el recibir.

Un beso incondicional, sin requisitos, que no espera ni quiere compensación, le basta con saber que ama. Es un beso gratis, porque sí, a cambio de nada, y como premio a nada, sin que medien demandas o  imposiciones de ninguna clase.

Él la ama, la quiere tal como es, y precisamente por cómo es. Sólo a ella puede dar ese beso, porque a nadie en el mundo respeta y admira tanto. Sólo con ella puede compartir todo lo que tiene, que no es más que un corazón fuerte y sincero, y un futuro todavía sin escribir.

Él la quiere. Y con ese beso, ella lo sabe.

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Revolución.

Composición nº 8, Piet MondrianPero…¿y esto es arte? No voy a contestar, porque no existe una respuesta adecuada, que asegure el aprobado.

Sólo puedo decir que a mí me gusta. Lo veo, y pienso en lo sencillo que parece hacer que los colores armonicen. Pero ya sabemos que las cosas no son lo que parecen, y menos en materia de arte. Y, además, que sea sencillo no quiere decir que sea menos meritorio, ¿verdad?. Pensemos en la simplicidad y la pureza de líneas de Palladio… A nadie se le ocurriría cuestionar la validez artística de su arquitectura.

Mondrian es también arquitecto, puro orden y equilibrio. Veía el universo como una creación perfecta, en la que todo está maravillosamente regulado, cada cosa en su sitio, hasta el más ínfimo detalle. Sus cuadros son la arquitectura interna del mundo. A sus ojos, la naturaleza desvela un grandioso proyecto, una genial estructura, que escapa a los límites de la razón humana. Quizá por eso, en lugar de explicarlo, Mondrian prefirió pintarlo.

Además, es alegre y divertido. Los colores planos, sin gradación de luces y sombras, recuerdan los placeres cotidianos, los que están siempre a nuestro alcance, sin complicaciones. Al mirarlo, pienso en lo fácil que es sonreír.

De alguna manera, estas pinturas serían como un cuadro del alma del hombre. Estructurada en torno a unas líneas básicas, que forman las encrucijadas del camino, y coloreada por sentimientos y decisiones, que hacen que cada una de ellas sea única. Orden perfecto, con la dosis adecuada de emoción impredecible, siempre enmarcado por la libertad.

Es difícil transmitir todo esto tan sólo con unas cuantas líneas negras y unos cuadrados de colores, aunque hay que tener los ojos bien abiertos. Y es que una técnica muy elaborada no garantiza una gran obra de arte. Al fin y al cabo, muchas veces, menos es más, y tras lo más pequeño se esconde lo más grande.

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized